Microcuento

Todos los días se despertaba a las cinco de la mañana para ir al puesto de fruta. Recorría dos kilómetros únicamente para comprar una guayaba, ella le daba las gracias, y eso, era lo primero que él escuchaba en la mañana. Estaba enamorado de su voz.